Foto Certificados Ecológicos y Cruelty-Free

Los Certificados Ecológicos y Cruelty-Free

Durante muchos años el término “ecológico” se ha utilizado como reclamo publicitario para conseguir ventas, llegando a utilizar la palabra erróneamente y a confundir al consumidor encubiertamente en muchos casos. Por eso, desde hace años, el uso comercial del término “ecológico” está regulado por ley y restringido a aquellos productos que cumplan ciertos estándares. Para garantizarnos la procedencia ecológica de un producto existen los certificados ecológicos.

Los certificados ecológicos

Los certificados ecológicos son los encargados de garantizar al consumidor que el producto que están comprando ha sido fabricado de una manera sostenible, respetando el medioambiente. El término “ecológico” puede aplicarse a todo tipo de productos y negocios: desde el sector de la alimentación hasta la cosmética. Distintas instituciones ecológicas son las encargadas de verificar y otorgar el certificado a las distintas marcas mediante un control exhaustivo de los procesos de fabricación. Esto aporta confianza al consumidor, que puede estar seguro de la procedencia ecológica del producto si este cuenta con sello o certificado.

Cada certificado tiene sus propios requisitos, lo que quiere decir que cada sello garantiza que el producto cumple unas normas muy concretas, que pueden ser más o menos estrictas. Sin embargo, algunos ejemplos de características valoradas por estos certificados son las siguientes:

  • Que el producto esté compuesto por ingredientes ecológicos en un porcentaje alto (establecido por cada institución).
  • A su vez, que el porcentaje de productos que no sean de origen natural sea mínimo.
  • Asegurar la preservación del medioambiente mediante procesos de fabricación respetuosos, utilizando energías limpias y evitando procesos químicos perjudiciales.
  • Utilizar envases reciclables y biodegradables. Normalmente se trata de un packaging muy ligero para evitar el malgasto de recursos.

Certificación FSC

Entre los certificados ecológicos más conocidos a nivel mundial se encuentran las certificaciones FSC. Las brochas So Eco cuentan con el certificado FSC de gestión forestal, lo cual indica que en el proceso de fabricación de estas brochas se han utilizado bosques sostenibles, en este caso para obtener el bambú con el que están realizados los mangos de cada brocha.

Un bosque sostenible quiere decir que sus recursos se obtienen teniendo siempre en cuenta la preservación del ecosistema natural, pero también que dicho proceso de fabricación genere beneficios para la población autóctona. Se respetan por tanto los derechos de los trabajadores de dichos bosques, y se respeta la fauna y la flora existente.

La certificación PEFC es muy parecida a ésta, ya que ambas garantizan una utilización sostenible de los bosques.

Certificado Ecocert

El certificado Ecocert es quizá el certificado ecológico más conocido, y se encarga de distinguir dos tipos de productos en el sector de la cosmética: la cosmética natural y la cosmética orgánica. Se certifica con esta denominación a aquellos productos que, como mínimo, estén compuestos en un 95% por ingredientes naturales, y cuyos envases sean 100% reciclables o biodegradables.

Para obtener el certificado de “cosmética natural” el producto debe contener al menos un 5% de ingredientes vegetales ecológicos. Para la cosmética ecológica el producto debe contener, como mínimo, un 10% de ingredientes ecológicos.

Los certificados Cruelty Free

El mundo cruelty-free está asociado al mundo ecológico, inevitablemente. En este caso, los certificados Cruelty Free garantizan que cierto producto no haya sido nunca testado en animales en ningún país del planeta. Es decir, que sean libres de crueldad animal.

La certificación más conocida a nivel mundial para los productos cruelty-free es la que otorga PETA, una organización internacional que lucha contra la utilización de animales en los tests de producto. En el mundo de la cosmética cada vez la sociedad está mas concienciada de este problema mundial, puesto que testar en animales NO es necesario para garantizar la seguridad de ningún producto cosmético. De hecho, en la Unión Europea está prohibido testar en animales desde hace años, pero en muchos lugares del planeta aún se realizan estas prácticas de maltrato animal. De hecho, en China es obligatorio que los productos cosméticos testen en animales.

Las brochas So Eco cuentan con certificación Cruelty Free de PETA, ya que las fibras de todas ellas son artificiales (de taklon). Las fibras artificiales de estas brochas son extremadamente suaves y flexibles, garantizando un resultado profesional sin caer en el sufrimiento animal.

Leave a comment