Category: Sin categoría

Plantamos un árbol por cada 100 brochas vendidas

Plantamos un árbol por cada 100 brochas vendidas

Uno de los pilares básicos de So Eco es nuestro compromiso con el medio ambiente. Es por eso que nuestras brochas (incluido su packaging) son 100% biodegradables y fabricadas de manera sostenible para crear el mínimo impacto ambiental. Además, son Cruelty-free. Pero no queremos conformarnos con eso, sino que buscamos comprometernos aún más con la preservación de la naturaleza.

El proyecto Tree-Nation

Estamos muy orgullosos de colaborar con el proyecto Tree-Nation. Este proyecto desarrollado en España tiene como fin combatir la deforestación del planeta mediante la plantación sostenible de bosques, gracias a la donación de empresas y usuarios. De esta forma, cada entidad puede poner su granito de arena para crear bosques.

En So Eco, por cada 100 brochas vendidas plantaremos un árbol. A través de la web https://tree-nation.com/profile/soeco podremos ver cuántos árboles se están plantando, dónde se ubica, el tipo de arbol, e incluso quién se encarga de su plantación. Pero lo más interesante es que también podemos observar cuál será la compensación anual de CO2 de nuestra plantación. De esta manera, Tree-Nation nos ofrece una forma de sentirnos partícipes de los avances contra la deforestación.

Ver el proyecto So Eco en Tree Nation

El objetivo: combatir el cambio climático

El objetivo final de Tree-Nation es combatir el cambio climático, que es causado en buena parte por la deforestación. La deforestación es la causante del 17% de las emisiones de CO2. Este gas es uno de los principales gases de efecto invernadero causantes del cambio climático, así que por eso es tan importante frenar la deforestación y promover la creación de bosques.

Los Certificados Ecológicos y Cruelty-Free

Los Certificados Ecológicos y Cruelty-Free

Durante muchos años el término “ecológico” se ha utilizado como reclamo publicitario para conseguir ventas, llegando a utilizar la palabra erróneamente y a confundir al consumidor encubiertamente en muchos casos. Por eso, desde hace años, el uso comercial del término “ecológico” está regulado por ley y restringido a aquellos productos que cumplan ciertos estándares. Para garantizarnos la procedencia ecológica de un producto existen los certificados ecológicos.

Los certificados ecológicos

Los certificados ecológicos son los encargados de garantizar al consumidor que el producto que están comprando ha sido fabricado de una manera sostenible, respetando el medioambiente. El término “ecológico” puede aplicarse a todo tipo de productos y negocios: desde el sector de la alimentación hasta la cosmética. Distintas instituciones ecológicas son las encargadas de verificar y otorgar el certificado a las distintas marcas mediante un control exhaustivo de los procesos de fabricación. Esto aporta confianza al consumidor, que puede estar seguro de la procedencia ecológica del producto si este cuenta con sello o certificado.

Cada certificado tiene sus propios requisitos, lo que quiere decir que cada sello garantiza que el producto cumple unas normas muy concretas, que pueden ser más o menos estrictas. Sin embargo, algunos ejemplos de características valoradas por estos certificados son las siguientes:

  • Que el producto esté compuesto por ingredientes ecológicos en un porcentaje alto (establecido por cada institución).
  • A su vez, que el porcentaje de productos que no sean de origen natural sea mínimo.
  • Asegurar la preservación del medioambiente mediante procesos de fabricación respetuosos, utilizando energías limpias y evitando procesos químicos perjudiciales.
  • Utilizar envases reciclables y biodegradables. Normalmente se trata de un packaging muy ligero para evitar el malgasto de recursos.

Certificación FSC

Entre los certificados ecológicos más conocidos a nivel mundial se encuentran las certificaciones FSC. Las brochas So Eco cuentan con el certificado FSC de gestión forestal, lo cual indica que en el proceso de fabricación de estas brochas se han utilizado bosques sostenibles, en este caso para obtener el bambú con el que están realizados los mangos de cada brocha.

Un bosque sostenible quiere decir que sus recursos se obtienen teniendo siempre en cuenta la preservación del ecosistema natural, pero también que dicho proceso de fabricación genere beneficios para la población autóctona. Se respetan por tanto los derechos de los trabajadores de dichos bosques, y se respeta la fauna y la flora existente.

La certificación PEFC es muy parecida a ésta, ya que ambas garantizan una utilización sostenible de los bosques.

Certificado Ecocert

El certificado Ecocert es quizá el certificado ecológico más conocido, y se encarga de distinguir dos tipos de productos en el sector de la cosmética: la cosmética natural y la cosmética orgánica. Se certifica con esta denominación a aquellos productos que, como mínimo, estén compuestos en un 95% por ingredientes naturales, y cuyos envases sean 100% reciclables o biodegradables.

Para obtener el certificado de “cosmética natural” el producto debe contener al menos un 5% de ingredientes vegetales ecológicos. Para la cosmética ecológica el producto debe contener, como mínimo, un 10% de ingredientes ecológicos.

Los certificados Cruelty Free

El mundo cruelty-free está asociado al mundo ecológico, inevitablemente. En este caso, los certificados Cruelty Free garantizan que cierto producto no haya sido nunca testado en animales en ningún país del planeta. Es decir, que sean libres de crueldad animal.

La certificación más conocida a nivel mundial para los productos cruelty-free es la que otorga PETA, una organización internacional que lucha contra la utilización de animales en los tests de producto. En el mundo de la cosmética cada vez la sociedad está mas concienciada de este problema mundial, puesto que testar en animales NO es necesario para garantizar la seguridad de ningún producto cosmético. De hecho, en la Unión Europea está prohibido testar en animales desde hace años, pero en muchos lugares del planeta aún se realizan estas prácticas de maltrato animal. De hecho, en China es obligatorio que los productos cosméticos testen en animales.

Las brochas So Eco cuentan con certificación Cruelty Free de PETA, ya que las fibras de todas ellas son artificiales (de taklon). Las fibras artificiales de estas brochas son extremadamente suaves y flexibles, garantizando un resultado profesional sin caer en el sufrimiento animal.

¿Cómo cuidar las brochas de maquillaje?

¿Cómo cuidar las brochas de maquillaje?

Cuidar las brochas de maquillaje correctamente hará que tus brochas duren años en perfecto estado. Y es que las brochas y pinceles de maquillaje son un instrumento fundamental e indispensable para conseguir un look de maquillaje profesional, por eso debemos cuidarlos como se merecen. Son un instrumento que puede durarnos muchísimos años si los cuidamos adecuadamente.

La importancia de una buena limpieza

Limpiar tus herramientas de maquillaje es fundamental para el cuidado de tu rostro y también de tus brochas. Limpiar las brochas de maquillaje es esencial por dos motivos: por un lado, para evitar ensuciar y contaminar nuestra piel con gérmenes poco deseados, que nos provocan la aparición de granitos, espinillas o puntos negros. Por otro lado, para evitar que las brochas se estropeen antes de tiempo.

Los pinceles o brochas sucios acumulan multitud de gérmenes, especialmente aquellos con los que aplicamos productos en crema: bases, coloretes en crema, correctores, labiales… Los ingredientes grasos de los productos en crema son propensos a crear bacterias que se acumulan en el interior de la brocha. Estos gérmenes se unen a la suciedad de nuestra piel, o a los aceites que componen de manera natural nuestra piel. La combinación de estos ingredientes hace que las brochas sean un nido perfecto de acumulación de suciedad y bacterias.

Por otro lado, la suciedad acumulada de las brochas debilita el pelo de las mismas y lo puede llegar incluso a teñir. Un pincel limpio siempre aplicará el producto de mucha mejor manera que uno sucio, por lo tanto, el resultado del maquillaje siempre será infinitamente mejor. Ni que decir tiene que usar un pincel sucio para aplicar sombras puede hacer que el color que resulte en tus párpados no se parezca en nada al que querías conseguir. ¡Normal! El pincel acumula restos de mil sombras de ojos. ¡Un lavado no le vendría nada mal!

Cuidar las brochas de maquillaje paso a paso:

Cómo lavar las brochas de maquillaje

Tanto las brochas de pelo natural como las de pelo sintético deben lavarse con la misma frecuencia. La situación ideal sería tener limpias tus brochas cada vez que vayas usarlas, pero sabemos que no todo el mundo tiene el tiempo que le gustaría, de manera que no queda más remedio que hacerlo menos a menudo. Los maquilladores profesionales, por supuesto, deben lavas las brochas después de cada uso.

Si te maquillas a diario, deberías lavarlas una vez a la semana. Una brocha con muchísima suciedad acumulada será más difícil de lavar que una con poco residuo, por lo que aquí tenemos otro motivo para lavar las brochas con más frecuencia.

Limpieza rutinaria

Para lavar las brochas de maquillaje simplemente necesitas jabón y agua. El jabón en pastilla te ayudará enormemente a limpiarlas mucho más rápido, así que reserva una pastilla de jabón para uso exclusivo de tus brochas. Si es jabón de coco mejor que mejor, ya que el aceite de coco ayuda a retirar el pigmento y la suciedad de una forma mucho más eficaz.

Moja el pelo de tu brocha en un poco de agua, y a continuación, pásala suavemente por el jabón para impregnarla. Ahora, haz movimientos circulares suaves sobre tu mano para hacer espuma y que salga todo el residuo.

Para completar la limpieza y asegurar la desinfección total de las brochas, puedes pulverizar un poco de alcohol sobre ellas. ¡Tan sólo un poco! No sumerjas el pelo en alcohol, simplemente rocíalas o pon un poco de alcohol sobre un disco desmaquillante y pasa suavemente las brochas sobre él.

Limpieza express

Existen productos que te permiten realizar una limpieza rápida de tus brochas. Ten cuidado, porque no se trata de una limpieza profunda, simplemente te permite retirar residuos de forma rápida para utilizar la brocha sin tener que esperar a que se seque. Este tipo de limpiadores incluyen alcohol para desinfectar las brochas, por lo que es un producto muy usado en maquilladores profesionales que necesiten reutilizar brochas entre cliente y cliente.

Cómo secar las brochas de maquillaje

Para cuidar las brochas de maquillaje correctamente hay que prestarle especial atención al secado. Es fundamental para que te duren muchos años en perfecto estado. Una vez limpias, utiliza una toalla para retirar el exceso de agua y colócalas en posición horizontal sobre una superficie plana. Si es posible, colócalas de tal manera que el pelo de las brochas sobresalga de la superficie. Nunca las seques de forma vertical con el pelo hacia arriba, ya que el agua podría acumularse en la base de la brocha y deteriorar poco a poco el pegamento de la virola.

Mantener la forma de las brochas de maquillaje

Muchas veces las brochas tienden a modificar su forma: se pueden abrir con el uso. Por ejemplo, los pinceles de difuminar o los de aplicar sombra. Cualquier pincel o brocha puede abrirse un poco, pero ¡no te preocupes! Existe un complemento que te ayudará con este tema.

Son unas pequeñas fundas en forma de malla, que consiguen mantener el pelo de la brocha en su sitio y que queden como nuevas. Al estar formada por pequeños huecos, la brocha se seca perfectamente pero manteniendo su forma original. ¡Un imprescindible! Muy recomendables y muy usadas por los maquilladores profesionales, que cuidan con mimo su material de trabajo.

Con esta pequeña guía ya sabes perfectamente cómo cuidar las brochas de maquillaje para que duren muchísimos años. Tus brochas ecológicas So Eco se mantendrán en perfecto estado, ya que, además de tus cuidados, son  brochas de gran resistencia.

¿Por qué comprar maquillaje ecológico?

¿Por qué comprar maquillaje ecológico?

Existen muchísimas razones por las que comprar maquillaje ecológico, pero la primera de ellas es el enorme impacto medioambiental que produce la industria cosmética. La producción de cosméticos y maquillaje es cada vez mayor, por lo que cada vez es más necesario buscar soluciones que permitan una producción sostenible para el planeta.

La buena noticia es que parece ser que cada vez la sociedad está más concienciada de la importancia de la preservación del medio ambiente. Y es que el ecologismo no es una moda, es una forma de vida que nace de la reflexión. El ecologismo busca la preservación del medio ambiente, a raíz de haber interiorizado algo muy importante: los recursos son limitados, la Tierra nos pertenece a todos y no hay más que una.

Las empresas están aportando también su granito de arena para conseguir minimizar el impacto medioambiental de la industria cosmética, y de hecho, en Europa este impacto se ha reducido en más de un 80% en los últimos años.

La razón por la que comprar maquillaje ecológico

Vamos a recopilar brevemente el impacto de la industria cosmética en el medioambiente, de manera que nos quedará claro por qué comprar cosmética ecológica.

  • Residuos plásticos que no son biodegradables: multitud de productos cosméticos (por ejemplo, los exfoliantes) contienen partículas minúsculas de polímeros sintéticos (microplásticos). En otras palabras: plástico que se acumula en los mares y ríos.
  • Acumulación de residuos: si al punto anterior le añadimos la cantidad de plásticos que se utilizan para la fabricación de envases innecesarios, nos encontramos con cantidades enormes de residuos plásticos acumulados.
  • Químicos contaminantes: los procesos de fabricación generan gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global.
  • Utilización de ingredientes potencialmente tóxicos, tanto para el ser humano como para el medio ambiente. .
  • Destrucción de recursos naturales: fabricar cosméticos sin tener en cuenta el impacto medioambiental supone la destrucción de especies vegetales y animales.

¿Por qué las brochas ecológicas So Eco respetan el medio ambiente?

So Eco es una marca de brochas de maquillaje ecológicas, éticamente responsable con el medio ambiente, eco-friendly, que aboga por una industria cosmética sostenible.

  • Su packaging es totalmente biodegradable.
  • El bambú utilizado en los mangos de las brochas procede de cultivos ecológicos certificados.
  • Las tintas utilizadas son vegetales.
  • El aluminio de las virolas es reciclado.
  • Las mantas que se incluyen en los packs de brochas están fabricadas con algodón reciclable que procede de cultivos ecológicos.
  • Son brochas Cruelty Free. Las fibras utilizadas son de Taklon.
  • Los adhesivos utilizados no contienen disolventes.

Comprar maquillaje ecológico es apoyar una causa que nos beneficia a todos, empezando por ti. Es posible tener maquillaje de calidad y respetuoso con el medio ambiente. Tan solo es necesario que, como compradores, les demos un impulso a las marcas que se esfuerzan por una ética sostenible. La tendencia ideal sería minimizar el consumo de productos no sostenibles (o eliminarlo por completo) y apostar por el maquillaje ecológico.