¿Por qué la esponja natural es la mejor opción para tu piel?

Ya sea una ducha rápida o un baño de espuma, nada mejor que tener como compañera una esponja natural o vegetal. Biodegradable y respetuosa con el medio ambiente, nos aporta numerosos beneficios. Además, son ideales tanto para adultos como para bebés. Descarta tus esponjas sintéticas, porque cuando pruebes la esponja natural siempre será tu primera opción.

Esponja natural de luffa

Este tipo de esponja es 100% natural y biodegradable. Una planta de la familia de las cucurbitáceas a la que también pertenecen frutos mucho más conocidos como la calabaza o el calabacín

Si buscas cuidar tu cuerpo a la vez que cuidas el medio ambiente, esta debe ser tu elección. La esponja natural no deja o aporta ningún tipo de residuo dañino en nuestra piel u organismo. 

Exfoliante natural

La esponja natural estimula la circulación, exfolia y elimina las células muertas de nuestra piel. Y todo ello de la manera más respetuosa, sin necesidad de usar químicos o aplicar productos artificiales en nuestro cuerpo. Solo será suficiente frotarlas contra nuestra piel. También ayuda a prevenir la celulitis. Y además funciona como relajante muscular.

Para problemas de acné también es una buena opción, ya que controla su aparición arrastrando la suciedad y la grasa, logrando de esta manera limpiar los poros.

¿Cómo utilizarla?

El funcionamiento es el mismo que el de una esponja cualquiera. Antes de utilizarla debes humedecerla para que no esté tan rígida. Una vez húmeda realiza suaves movimientos circulares sobre la piel.

Te recomendamos no presionar demasiado fuerte contra tu cuerpo. Ten delicadeza con las partes más sensibles del cuerpo, como la cara. Tras su uso, enjuágala con agua y déjala secar al aire. Guárdala en un sitio seco.

Ahorra dinero

Uno de los aspectos más positivos es que la esponja natural es mucho más duradera que las esponjas sintéticas, que son fabricadas con distintos plásticos y derivados de petróleo.

Otros usos

También puedes utilizar tu esponja natural o de luffa como estropajo. Su uso es el mismo que un estropajo convencional: lo humedeces, aplicas lavavajillas y listo para usar.